menú

Alquiler de coche Gran Canaria

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cancelación gratuita
Sin cargos por utilizar tarjeta de crédito
Atención al cliente

Alquiler de coche en Gran Canaria

Alquilar un coche en Gran Canaria

Gran Canaria es una de las Islas Canarias más visitadas y está situada en el océano Atlántico frente a la costa de África occidental.

la carretera principal de Gran Canaria es la GC-1, que discurre desde La Garita en la costa oeste, baja hasta Maspalomas en el sur y cruza hasta Puerto Rico.

Al alquilar un coche, puedes explorar cuanto quieras de la isla, desde las ciudades más ajetreadas a los pueblos más pequeños.

Qué debes saber

En Gran Canaria hay varios proveedores de coches de alquiler, y encontrarás la oferta más competitiva si buscas en nuestro sitio web.

Elige desde un vehículo grande con espacio para toda la familia hasta un modelo deportivo para gozar recorriendo la costa.

También cuentas con la seguridad de la asistencia 24/7, además de cancelación y cambios gratuitos, por lo que no debes preocuparte si cambian tus circunstancias.

Dónde recoger tu coche

Puedes recoger tu coche en el aeropuerto de Las Palmas (LPA), en los mostradores de los proveedores, que se encuentran en la planta baja, en el pasillo que conecta las salas de llegadas internacionales y las de la UE.

Descubrirás que reservar con antelación resulta ventajoso, ya que no solo consigues un precio mucho mejor, sino que puedes confiar en que tu vehículo estará listo y esperándote cuando aterrice tu vuelo.

Otro motivo para confiar son los conocidos proveedores de que disponemos, como Budget, Thrifty, Hertz y Europcar.

Proveedores principales

avis
avis
avis

Testimonios

  • “La relación calidad-precio fue muy buena.”

    Brian J

Dónde ir

Gran Canaria es muy conocida por sus impresionantes playas de arena blanca, que se extienden por toda la costa sur de la isla. Las más famosas son Playa del Inglés y la playa de Maspalomas; las dos cuentan con cantidad de bares y restaurantes a lo largo del paseo para tu disfrute.

La isla de Gran Canaria es extraordinariamente diversa, por lo que si conduces hacia el interior puedes explorar sus bellos paisajes montañosos. Camina por la zona para apreciarla de verdad y, si quieres actividad, incluso puedes escalar el Roque Nublo para tener aun mejores vistas de toda la isla.

Cerca de Gran Canaria

Al ser la capital, no resulta extraño que Las Palmas sea el destino más demandado por los turistas. Puedes explorar las calles de Vegueta, el original barrio del casco antiguo, o dirigirte hacia la plaza principal, donde verás la Catedral de Santa Ana.

Si buscas hacer compras o simplemente adquirir algunos recuerdos, también hallarás muchas opciones para comprar en los alrededores.

A solo 20 minutos al sur de Las Palmas se encuentra Telde, la segunda ciudad más grande de la isla. Si te encaminas hacia los antiguos barrios de San Juan y San Francisco, podrás profundizar en la historia y la cultura de Gran Canaria mientras descubres las iglesias, los museos y las preciosas calles adoquinadas.

Recorridos más largos

Al disponer de un coche de alquiler puedes ir a cualquier lugar que desees conocer durante tu estancia en Gran Canaria.

¿Por qué no conducir una hora hasta llegar a Puerto Rico, en la costa sur de la isla? Es muy conocido por ser el lugar más soleado, así que asegúrate de llevar protección solar. Es el sitio perfecto para disfrutar de deportes acuáticos como las motos de agua, la vela, el buceo, la pesca deportiva de altura y el windsurf.

Otra opción es Maspalomas, a solo 40 minutos de Las Palmas, una zona considerada de muy alto nivel. Está separada de Playa del Inglés por 400 hectáreas de dunas de arena, una zona que fue declarada parque nacional en la década de 1990 y que se puede cruzar a pie o en camello.

Maspalomas cuenta con el mayor campo de golf de Gran Canaria, además de 17 km de una costa espectacular. Además es un destino apreciado entre los viajeros de negocios, ya que alberga el Palacio de Congresos de Gran Canaria con una capacidad de más de 5000 personas.

Principales atracciones para visitar en Gran Canaria

Puedes recorrer toda Gran Canaria cómodamente si has contratado un coche de alquiler para tu viaje, así que no te perderás nada.

Comer y beber

La comida en Gran Canaria es muy española, y las tapas son el plato más servido en los restaurantes de la isla.

Puedes degustar pescado recién capturado y gran variedad de carnes. Entre los platos más demandados están las papas arrugadas con salsa de mojo, paella, carajacas y conejo al salmorejo.

Si lo que buscas es divertirte por la noche, encontrarás muchos bares y discotecas en todas las ciudades importantes de la isla. Las Palmas ofrece muchas opciones para salir por la noche, además de multitud de bares más tranquilos para quienes prefieran disfrutar de una bebida relajada al sol.

Qué hacer

Además de ser conocidas para tomar el sol, las playas de Gran Canaria suelen ofrecer muchas oportunidades para practicar deportes acuáticos. Aparte del surf, las motos de agua y el buceo, encontrarás gran variedad de excursiones en barco que te llevarán a alrededor de la isla.

Gran Canaria además cuenta con numerosos museos y centros culturales, siendo algunos de los más famosos el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología, la Casa de Colón y el Centro Atlántico de Arte Moderno.

Y también en la isla se celebran varios festivales durante el año, que no te debes perder si coinciden con tu viaje.

Turismo

Es indudable que verás algunos lugares espectaculares durante tu viaje a Gran Canaria. No puedes perderte el Jardín Canario de Las Palmas, de una belleza extraordinaria que contrasta claramente con la costa de la isla.

En Maspalomas, puedes visitar el Palmitos Park, un jardín botánico con un aviario donde puedes pasar todo el día explorando.

Además, los kilómetros y kilómetros de playas son un espectáculo memorable. Si prefieres algo un poco más recóndito, ¿por qué no ir a Puerto de Mogán? Esta maravillosa playa es una joya escondida, en vez de los cientos de turistas que podrías esperar te ofrece un paraíso tan bello que hay que verlo para creerlo.